Portugaleten eraila, 1975eko urtarrilaren 20an

VÍCTOR: VÍCTIMA DEL FRANQUISMO.






Dossier cronológico sobre el


asesinato de Víctor Manuel Pérez Elexpe

20 de enero de 1975





-Declaraciones del guardia civil Narciso San Juan del Rey

















































-Prensa del 1975














-Portugalete: Un joven muerto en un tiroteo con la Guardia Civil

-La "propaganda comunista" en poder de Victor


































-Homilía el 21 de enero de 1975

San Cristobal de Repélega


























-Hoja que se lanzó después la misa


-Llamadas a la movilización el 22 de enero

-Información de la Dirección General de Seguridad y del Gobernador Civil




-Solicitud de entrega de pertenencias

-Respuesta a la solicitud de entrega de pertenencias


Nº 555-4
S.O. 11/75
BILBAO.-

EXCMO. SR.

Fermín Pérez Díaz, padre de VICTOR MANUEL PÉREZ ELEXPE, que resultó muerto el día 20 de Enero de 1.975 en la localidad de Portugalete (Bilbao) a consecuencia del tiroteo sostenido con un Cabo 1º de la Guardia Civil que le había sorprendido cuando repartía propaganda de matiz comunista y por cuyo motivo se intruyó el Sumario Ordinario 11/75, eleva instancia a V.E. solicitando se la haga entrega de los objetos de uso personal de su hijo con exclusión de los que puedan tener interés en la causa..

Con fecha 6de febrero de 1.975, por esta Auditoría se informó a V.E. en relación con dicho Sumario Ordinario número 11/75 sobre la procedencia de acordar el sobreseimiento definitivo por fallecimiento del presunto responsable y el comiso del armamento, munición, efectos y propaganda que se encontraba en poder del fallecido, para que el Juez Instructor depositase el armamento y munición en el Parque de Artillería Plaza y se destruyesen los efectos, revistas y propaganda.

Como ampliación a dicho escrito el Auditor entiende que podría V.E. acordar la confirmación del depósito del armamento y munición así como de la destrucción de las revistas, propaganda y otros egectos que no fueran de uso personal, pudiendo acordarse la entrega de estos, excepción  hecha del Documento Nacional de Identidad, al padre del fallecido Victor Manuél Pérez Elexpe.

Si, V.E. resuelve de conformidad, volverá el presente actuado a su Juez Instructor, para notificcación al interesado, cumplimiento, demás diligencias de ejecución que procedan y unión de la presente documentación a la Causa de su razón.

V.E. no obstante resolverá
Burgos, 7 de febrero de 1.975
EXCMO. SR.
EL AUDITOR



-Llamadas a la movilización en febrero de 1975


-Entrega de pertenencias


-Comunicado del PTE




-Natxo, el hermano pequeño
(escrito con 10 años de edad)

-Poder para pleitos
(abril del 1975)


-Declaraciones de los testigos





























































-Punto y Hora de Euskal Herria 1977





-Recuerdo tres años después
-Manifiesto de nuestro padre



-Declaración leída por la familia el día 9 de junio de 2007 en Sestao

Víctor Manuel Pérez Elexpe, Bittor, nació el 4 de mayo de 1951, en Portugalete, en el barrio de Repélega, limítrofe con Sestao. Época de plena represión franquista, en la que ni en Euskadi ni en ninguna otra parte del Estado Español se toleraba ningún tipo de actividad en favor de la cultura vasca o del movimiento obrero, siendo frecuentes las redadas, detenciones y apaleamientos de muchos militantes clandestinos de los partidos y sindicatos ilegales de entonces, así como de muchos curas obreros.

Este ambiente, y el claro posicionamiento de nuestros padres a favor de las personas más necesitadas   influyeron de manera determinante en su manera de pensar y en su decisión de trabajar a favor de una sociedad mas justa hasta el día de su muerte, el 20 de enero de 1975, a la edad de 23 años..

Primero a través del grupo parroquial de Repélega; luego vinieron las reuniones en la parroquia de Santa María de Portugalete,-tiempos duros-, y, finalmente, los últimos años de su vida en Sestao, donde militó en el Partido de los Trabajadores de España.

Fueron unos años de incomprensiones, de riñas, de discusiones con los padres. El miedo a la represión, a lo que podría pasar, fueron motivo de muchas tensiones:

"Tienes que tener cuidado", "no quiero propaganda subversiva en casa", " si te pillan te van a machacar". Estas y otras parecidas solíamos oír a menudo en casa.

Eran años en los que resultaba difícil ser coherente con las ideas.

Esta coherencia fue la que llevó a nuestro hijo y hermano la mañana del día 20 de enero de 1975 a lanzar octavillas de solidaridad con los trabajadores de la empresa POTASAS de Navarra. Salió de casa muy pronto, antes de lo habitual, para ir a trabajar y con la única arma que conoció, -la lucha obrera-, trató de concienciar a la gente de la necesidad de solidarizarse con los oprimidos, en este caso los obreros de POTASAS.

A pocos metros de casa se manifestó de la manera más cruel la insolidaridad, la intransigencia, el pensamiento único, el totalitarismo del Régimen. Se encontró con un genuino representante del franquismo, el guardia civil Narciso San Juan, que le hizo frente de la única manera que sabía y podía: le segó la vida de dos tiros.

Ahí se acabo su vida, pero no se acabó todo. Un joven de 23 años murió, un proyecto ilusionante de vida se truncó. Pero eso no fue todo. En nuestra familia hemos perdido otro hijo y hermano, Nacho, el más joven de todos, que no pudo hacer frente a la pérdida de su hermano mayor, su referente. Estamos herid@s. En nuestra familia se hizo la noche el 20 de enero de 1975 y volvió a oscurecerse con la muerte de nuestro hermano menor. Oscuridad en la que muchas veces lloramos en silencio.

Pero aunque llorar nos alivia no es suficiente. Queremos justicia. Queremos recuperar a Bittor del olvido y del silencio sospechoso de un Gobierno que no acaba de asumir la responsabilidad del Estado en este y en otros asesinatos. El Estado Español, que firmó la Declaración de los Derechos Humanos, debe de reconocer que nuestro hermano fue víctima de una de las peores formas de violencia: la violencia atroz de un Estado ilegal e ilegítimo.

Asumir este reconocimiento significa que
"debe llevar al autor material ante los tribunales para que sea juzgado."
"tiene que reconocer la verdad de los hechos."
"debe tratar a Bittor con respeto y dignidad porque es su derecho, porque es nuestro derecho."

Por ello, solicitamos la implicación del Lehendakari y la del Delegado del Gobierno Español en el País Vasco, aquí presentes, y esperamos su colaboración para conseguir un pronto reconocimiento público por parte del Estado, y con las implicaciones legales a que haya lugar, de que Bittor fue víctima de un crimen de Estado.

Mientras llega ese reconocimiento, hoy y aquí, entre los suyos, Bittor va a cosechar la solidaridad que él mismo sembró.

Damos las gracias a los presentes y, en especial a los miembros de la asociación “Errepresaliatuak - Represaliados del Franquismo en Sestao”, por ayudarnos a cicatrizar las heridas por las que a veces se nos iban las ganas de vivir. Cicatriz que, aunque nunca desaparecerá, impedirá que anide en nosotros el odio y el rencor.

Eskerrik asko hemen gauden ama Begoña eta anai-arreben izenean.
Eskerrik asko gure artean ez dauden aita Fermin eta anaia Nachoren izenean.


Begoña Elexpe Arce

Mª Efi Pérez Elexpe
Fermín Pérez Elexpe
Mª José Pérez Elexpe

Madre y herman@s de Víctor Manuel Pérez Elexpe
Bittorren ama eta anai-arrebak



-Respuesta del Ministerio de la presidencia a la solicitud realizada el 17 de agosto de 2007


-Solicitud de expediente al tribunal Militar Territorial 4º

En Getxo, a 30 de junio de 2008


Yo, Fermín Pérez Elexpe, con DNI ---------, domiciliado en C/ ------------, de Getxo en Bizkaia y CP. -----

Expongo:

- Que con fecha 15 de marzo de 2008 solicité:
 "Conocer la versión de los hechos que según parece, figura en el expediente sobre la muerte de mi hermano, y que me sea facilitada toda la información disponible en dicho expediente, por medio de una fotocopia compulsada, por e-mail, o por el canal que ustedes consideren oportuno".

"Me sea devuelta la copia del escrito que les envió, con nº de registro de entrada, para poder adjuntarla a la documentación que deseamos presentar los familiares de Víctor Manuel Pérez Elexpe ante la Comisión de Victimas de la guerra civil y del Franquismo."

- Que con fecha 06 de mayo de 2008,  N/rfa: AMN - Expte. Nº 22614 Núm. 589,  me fue remitida "certificación y fotocopias de documentos acreditativos sobre tiempo permanecido en prisión relativo a VICTOR MANUEL PEREZ ELEXPE, una vez examinada la Causa número 11/75 instruida en la Plaza de Bilbao seguida contra D. VICTOR MANUEL PEREZ ELEXPE, por un presunto delito de "Actividades Subversivas".

Ante esta situación quiero mostrarles en primer lugar mi agradecimiento por la información remitida.

También quiero solicitarles el permiso para acceder a todo el expediente sobre la causa 11/75, con el fin de motivar con toda la información disponible el escrito que deseamos presentar los familiares de Víctor Manuel ante la Comisión de Víctimas de la Guerra Civil y del Franquismo, para poder ejercer los derechos a que haya lugar. Concretamente les solicito que, si ustedes no pueden enviarme copia certificada de todo el expediente, me permitan examinar "in situ" el expediente y fotocopiarlo ó fotografiarlo, aceptando de antemano la fecha y hora que ustedes me propongan.

Finalmente quisiera que me aclarasen durante que periodo y donde estuvo mi hermano Víctor Manuel detenido y en que prisión permaneció, ya que  nadie de la familia tenemos constancia de tales hechos.

Sin otro particular, esperando que considere oportuna mi solicitud, le saluda atentamente.

P.D. Si ustedes lo consideran necesario pueden ponerse en contacto conmigo en el Tel. --------- ó por e-mail: ferminperez.elexpe@gmail.com.




Fermín Pérez Elexpe
Hermano de Víctor Manuel Pérez Elexpe


TRIBUNAL MILITAR TERRITORIAL CUARTO
Plaza de Santo Domingo, 18
15001 - A Coruña

-Respuesta a la 2ª solicitud de expediente al tribunal Militar Territorial 4º



-Notas de Juan-Luis Ibarra Robles







-Reconocimiento como víctima del franquismo


-Resolución de indemnización
HECHOS
1. D. Fermín Pérez Elexpe, mediante solicitud presentada el día 11 de agosto de 2009 en la Delegación de Economía y Hacienda en Vizcaya, pidió el reconocimiento de la indemnización que pudiera corresponderle al amparo de lo previsto en el artículo 10 de la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas a favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura, por la muerte de su hermano, D. Víctor Manuel Pérez Elexpe, nacido el día 4 de mayo de 1951 y fallecido en Portugalete (Vizcaya) el día 20 de enero de 1975.
Junto con la solicitud aportó los siguientes documentos:

Certificados de defunción de Víctor Manuel Pérez Elexpe, de sus padres, y de su hermano Ignacio Pérez Elexpe.

Informes de vida laboral de Víctor Manuel Pérez Elexpe, Fermín Pérez Díaz (padre), Ma. Begoña Elexpe Arce (madre), Rosario Pérez Elexpe, María José Pérez Elexpe, Ignacio Pérez Elexpe y Fermín Pérez Elexpe.

Fotocopia del documento nacional de identidad propio.
Certificado de empadronamiento de Víctor Manuel Pérez Elexpe.
Fotocopia compulsada del libro de familia de sus progenitores 
Copia compulsada de la causa n 11/75 instruida en la plaza de Bilbao contra el causante por activjdades subversivas.  
Carta del Magistrado (…) dirigida a Fermín Pérez Elexpe  
Octavilla del Comité Provincial del Partido Comunista (Internacional) de España.  
Relación de Personas que presenciaron los hechos acaecidos el 20/1/1 975 y declaraciónes de las mismas.
Relato de cómo falleció Víctor Manuel Pérez Elexpe.  
Poder para pleitos otorgado por Fermín Pérez Diaz (padre del fallecido).
 (…)
2. Mediante oficio de 26 de agosto de 2009, de la Secretaría de la Comisión de Evaluación (…)se comunico al interesado la iniciación del procedimiento
3. Por oficio de 27 de agosto de 2009, de la referida Secretaría, se interesó del Gabinete Técnico del Director General de la Policía y la Guardia Civil certificación, conforme a lo previsto en el artículo 2.1°.2° párrafo y 7.1 del Real Decreto 1803/2008 a cerca de si el causante de la indemnización o el solicitante de la misma perteneciera o pertenecen a bandas o grupos armados y antecedentes, datos o informes que pudieran servir para el esclarecimiento de los hechos.
La Dirección de la Policía y de la Guardia Civil informó a la Comisión de Evaluación, mediante oficio de 6 de octubre de 2009, que no existe constancia de que el causante ni el solicitante pertenezcan o hayan pertenecido a bandas o grupos armados, no constando antecedentes, datos o informes que pudieran servir al esclarecimiento de los hechos.
4. (…)

FUNDAMENTOS DE DERECHO
1. La Comisión de Evaluación prevista en el artículo 10.5 de la Ley 52/2007, y regulada en el Real Decreto 1803/2008, es el órgano colegiado competente para tratar, estudiar, valorar y resolver las solicitudes de indemnización (…).
2 El artículo 10 de la Ley 52/2007, en su número uno dispone que “En atención a las circunstancias excepcionales que concurrieron en su muerte, se reconoce el derecho a una indemnización, por cuantía de 135.000 euros, a los beneficiarios de quienes fallecieron durante el período comprendido entre el 1 de enero de 1968 y el 31 de diciembre de 1977, en defensa y reivindicación de las libertades y derechos democráticos” (…).
Por su parte, el Real Decreto 1803/2008, dispone en su artículo 2 número dos que
“Se entenderá que concurren las circunstancias descritas en el primer párrafo del apartado anterior, cuando el hecho causante del fallecimiento o de las lesiones tenga una relación directa con actos, reuniones, manifestaciones o acontecimientos en los que la persona fallecida o lesionada hubiera participado en defensa o reivindicación de algunos de los derechos o libertades fundamentales que se contienen en la sección 1 del capítulo II del Título 1 de la Constitución Española”.
Añaden además los números tres y cuatro del artículo 2 que
3. A estos efectos, resulta irrelevante que el fallecimiento se hubiere producido en el curso del hecho de que se trate o en un momento posterior, siempre que sea a consecuencia del mismo.
4. Para el reconocimiento de la indemnización será imprescindible que en el expediente conste, de manera fehaciente y acreditada por cualquier medio de prueba admitido en Derecho, el nexo causal entre los hechos y circunstancias y el fallecimiento ola lesión”.
Del examen de tales normas se desprende que para que nazca el derecho a la indemnización en supuestos con resultado de fallecimiento deben darse las siguientes condiciones:

a) Que el fallecimiento se produzca en el período temporal a que se refiere el artículo 10 de la Ley 52/2007 (entre & 1 de enero de 1968 y 31 de diciembre de 1977).
b) Que la muerte sobrevenga en una circunstancia de “defensa y reivindicación de las libertades y derechos democráticos”, considerándose como tales los hechos causantes que tengan relación directa con actos en que hubiera participado el fallecido en defensa o reivindicación de los derechos y libertades fundamentales contenidos en la Constitución Española.

Expresamente se declara irrelevante que la defunción se produzca en el transcurso del hecho o en un momento posterior, siempre que sea a consecuencia de aquél. c) Que quede acreditada la relación o nexo causal entre las circunstancias acaecidas y el fallecimiento; y
d) Que no concurra causa especial de denegación por pertenencia a banda armada del causante o del beneficiario (art. 2.1. 20 párrafo del Real Decreto 1803/2008).
(…)

4. Así pues procede examinar la eventual concurrencia de los requisitos indicados en las letras a) a d) del fundamento de derecho 2° de la presente resolución.
- El fallecimiento se produjo el día 20 de enero de 1975 en Portugalete (Vizcaya), según consta en el certificado de defunción, el libro de familia de los padres y diversas diligencias de la causa 11/75.
- Está plenamente acreditada la relación o nexo causal entre las circunstancias acaecidas y el fallecimiento, ya que dichos hechos dieron lugar a la incoación de sumario abierto por la Autoridad Militar con el número 11/75, y en el mismo se evidencia que se produjo el fallecimiento de D. Víctor Manuel Pérez Elexpe por herida de bala, según se desprende del informe de autopsia, (…).
- No concurre causa especial de denegación por pertenencia del causante o del beneficiario a banda armada, según informó la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil (oficio de 6 de octubre de 2009).
Acreditadas las exigencias relativas al ámbito temporal de aplicación de la Ley 52/2007, a la relación de causalidad entre los hechos del fallecimiento, ya la no pertenencia a banda armada del causante y del beneficiario, queda por determinar si la muerte sobrevino en una circunstancia de “defensa y reivindicación de las libertades y derechos democráticos”.
Para ello resulta preciso aclarar dos aspectos previos: de una parte, que el análisis de los hechos de los que nacería el derecho a la indemnización deben referirse en exclusiva a la actuación o participación del causante y en modo alguno debe comprender o valorar la actuación de las Fuerzas de Orden Público; y de otra, que la aplicación del artículo 10 de la Ley 52/2007 no entraña ninguna modificación, adición, revisión o juicio sobre las actuaciones jurisdiccionales seguidas en su día; es decir, que la pertinente decisión respecto a la procedencia de la indemnización corresponde al ámbito propio de actuación de la Administración Pública en aplicación de una ley especial, y por tanto en sede extraprocesal.
Sentadas estas premisas, la cuestión central de si el causante falleció en defensa o reivindicación de las libertades y derechos democráticos, exige examinar desde el prisma de la Constitución Española, si la circunstancia del fallecimiento guarda relación con tales derechos y libertades.
En este sentido la documentación disponible revela que la causa de la muerte del Sr. Pérez Elexpe fue un disparo que recibió por a espalda, según prueba el informe de la autopsia, y que el autor de ese disparo fue un guardia civil que intentó detenerle, de conformidad con la causa n° 11/75 instruida sobre los hechos.
En cualquier caso lo decisivo es que el causante estaba repartiendo propaganda llamando a huelga general y ello debe ser considerado desde el juicio que hoy merecen los hechos como el ejercicio del-al menos dos derechos luego amparados en nuestra Carta Magna: el derecho a la huelga de los trabajadores para la defensa de sus intereses (art. 28.2), que incluye las actividades de comunicación precisas para dar a conocerla, y la propia libertad de expresión, toda vez que el artículo 20.1 a) de la Constitución reconoce y protege el derecho a expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier medio de reproducción.
Fueron la militancia política del Sr. Pérez Elexpe, sus ideas y la difusión de las mismas lo que originó el incidente que le costó la vida. Las llamadas actividades subversivas por las que se instruyó la causa 11/75, hoy no serían sino el ejercicio legítimo de derechos y libertades democráticos
Desde esta perspectiva, se estima que la circunstancia de la que resultó el fallecimiento guarda relación directa con actos, reuniones, manifestaciones o acontecimientos en los que la persona fallecida (...) hubiera participado en defensa o reivindicación de los derechos y libertades fundamentales que se contienen en la sección 1 del Capítulo II del Título 1 de la Constitución Española” y que, asimismo, el fallecimiento se produjo a consecuencia del indicado hecho, por lo que, a la vista de todo lo que antecede, cabe concluir en la procedencia de reconocer la indemnización prevista en la Ley 52/2007 al quedar acreditado el cumplimiento de los requisitos objetivos establecidos en la misma.
(…)

Por lo que esta Comisión de Evaluación RESUELVE
Reconocer, en atención a las circunstancias excepcionales que concurrieron en la muerte de D. Víctor Manuel Pérez Elexpe, (…)
.
Madrid, 28 de enero de 2010
EL PRESIDENTE DE LA COMISIÓN DE EVALUACIÓN


-Información en la prensa actual
  


-Agradecimiento a los testigos

                                                                                      Portugalete, a 26 de abril de 2010

Estimada familia de Palmira,

En primer lugar decirles que somos Mari Efi, Fermín y Mª José Pérez Elexpe, hijos de Fermín Pérez Díaz y de Begoña Elexpe Arce, y hermanos de Víctor Manuel Pérez Elexpe, de Portugalete.

Nos dirigimos a ustedes   para agradecerles  la ayuda que nos brindó Palmira                 hace casi 35 años,  en un tema que para nosotros fue y es de vital importancia.

Suponemos que al leer estas líneas se harán una idea de a qué nos referimos: el 20 de enero de 1975, nuestro hermano Víctor Manuel Pérez Elexpe falleció en Portugalete víctima de los disparos de un guardia civil. Según la versión oficial de los hechos, nuestro hermano murió en un enfrentamiento a tiros con dicho guardia civil. Sin embargo, testimonios como el de Palmira contradijeron la versión oficial, pero como no se pudo ir a juicio, su inestimable declaración no tuvo valor jurídico.

El año pasado iniciamos el proceso para que, según la Ley de Memoria Histórica, nuestro hermano fuese considerado Víctima del Franquismo y de la Guerra Civil, y hoy podemos comunicarles que, gracias a su declaración y a las de otros como ella, que tuvieron la valentía en aquellos tiempos difíciles de contar lo que sucedió, nuestro hermano ha sido considerado como víctima del franquismo, asesinado cuando ejercía los más elementales derechos democráticos, como son el de libertad de expresión y el derecho de huelga.

El haber conseguido que nuestro hermano haya sido declarado víctima del franquismo supone el reconocimiento de que no hubo ningún enfrentamiento a tiros. Fue, simplemente, un asesinato a sangre fría.

Aunque no se juzgó al guardia civil por asesinato y, en consecuencia, no se ha hecho justicia,  es muy importante para nosotros esta declaración, porque conlleva el restablecer el buen nombre de Víctor y la devolución de su dignidad.

Es por ello que en nombre de nuestros padres y de nuestro hermano Ignacio, ya fallecidos, de nosotros mismos y de toda nuestra familia les queremos manifestar nuestra más profunda gratitud.

Con nuestros mejores deseos, reciban un cordial saludo.



Mari Efi Pérez Elexpe        Fermín Pérez Elexpe                     Mª José Pérez Elexpe


-Carta a Maixabel Lasa

En Getxo, a 22 de octubre de 2010

Hola, Maixabel.

Soy Fermín Pérez Elexpe, hermano de Víctor Manuel Pérez Elexpe, reconocido este año como Víctima del Franquismo.

He intentado hablar dos veces contigo durante los últimos días: dos veces he llamado por teléfono a tu Dirección e incluso he dejado mi número. Prefiero pensar que no te han pasado la llamada o que no te ha llegado el mensaje.

Como recordarás, nos reunimos antes del verano en las dependencias del Gobierno Vasco, en Bilbao tu misma, Txema Urkijo, una representante de la Dirección de Derechos Humanos, y los tres hermanos de Víctor Manuel. Hablamos de muchas cosas, pero si algo quedo claro fue el compromiso de Txema Urkijo a enviarnos la propuesta sobre “Victimas de la Violencia Política” antes del mes de Junio de 2010, con el fin de examinarla y decidir si incluir o no a nuestro hermano en el informe pertinente. Te recuerdo que nosotros propusimos y vosotros aceptasteis el que nuestro hermano apareciese en el informe como asesinado por el guardia civil Narciso San Juan del Rey.

Hoy, 22 de octubre de 2010, no tenemos noticias de dicha propuesta. ¿Palabras que se llevó el viento?

Por otra parte te agradecería que me aclarases si el proyecto de “Ley de Reconocimiento Integral de las Víctimas del Terrorismo” examinado el día 7 de septiembre de 2010 en el Congreso de los Diputados de España incluye a las Victimas del Franquismo y, por lo tanto, si incluirá o no a mi hermano. Txema Urkijo, en la reunión de Bilbao, nos dejó meridianamente claro que la diferencia entre los dos colectivos era únicamente de nombre.

Después de leer y de oír tantas noticias sobre la citada ley, tenemos la fundada sospecha de que la diferencia entre los mencionados colectivos, además de semántica, es de contenido, de derechos. Sino, ¿Por qué poner dos nombres diferentes a lo que no tiene diferencia alguna? No será que la diferencia es mas profunda, es una diferencia de contenidos, que otorga derechos diferentes a colectivos diferentes? Por que en el mencionado proyecto de ley no se mencionan  para nada a las Víctimas del Franquismo y de la Guerra Civil. ¿Qué decir sobre la oportunidad que van a tener las victimas del terrorismo para explicar su experiencias en los centros escolares de Euskadi? Los demás no vamos a tener esa oportunidad. ¿O si?

Muchas dudas, como ves. Pero, ¿Quien mejor que tú misma o que Txema Urkijo para aclararlas?

Ya sabes que llevamos muchos años intentando llevar ante los tribunales al asesino de mi hermano, Narciso San Juan del Rey. Los mismos años llevamos denunciando al Régimen y políticos que le protegieron y colaboraron con él. Hemos intentado limpiar el buen nombre de nuestro hermano, que se sepa la verdad, obtener reconocimiento, visibilidad y protección; en una palabra, hemos pedido y seguimos pidiendo justicia.

Ya hemos dado algún paso en ese camino, pero queremos obtener lo que habéis o han conseguido (o vais a conseguir) las demás víctimas, por que somos víctimas de primera, al igual que aquellas. Aunque, según algunos, revanchistas y molestos.

Firme en el empeño, si quieres hablar conmigo, me tienes a tu disposición.

Fermin Pérez Elexpe
Hermano de Víctor Manuel Pérez Elexpe



-Ante el desamparo institucional

¡NO ES EL MOMENTO!

Solidaridad, Reconocimiento, Reparación, Visibilidad, Agradecimiento, Esperanza, Verdad, Memoria, Dignidad, Justicia…No se si me olvido de algo. No se si me queda algo mas por lo que luchar.

El día 10 de noviembre de 2010 han sido homenajeadas las VÍCTIMAS DEL TERRORISMO. Algunas. Otras como yo no hemos hecho los méritos suficientes para recibir muestras ni de solidaridad, ni de reconocimiento,…dicen que “lo nuestro” va por otro camino. Es como si nos volviesen a asesinar otra vez.

Corría el 20 de enero de 1975, lunes. Oscuridad, solamente rota por la tenue luz de alguna farola. Eran la seis de la mañana y, de camino al trabajo y con mil ojos, como habíamos acordado el día anterior en la reunión de la célula del PT, me disponía a echar octavillas en solidaridad con los trabajadores de la empresa Potasas de Navarra, que se mantenían en huelga en defensa de un convenio digno. Mil ojos no son suficientes cuando alguien te espera, cuando alguien te odia a muerte. Así, Narciso San Juan del Rey, cabo de la Guardia Civil, vecino mío, con ayuda de otros miembros de las fuerzas de seguridad (cobardes cómplices de asesinato), me acribilla a balazos por la espalda, en Portugalete.

-¿No has caído? ¡Ahora vas a caer! Dice Narciso.

Uno de los disparos me atraviesa el corazón. Caigo mortalmente herido.

Mis padres tratan de llevar al guardia civil a los tribunales, tratan de hacer justicia. ¡Gracias testigos! ¡Gracias abogados! Corría el año 77, el caso se sobresee. No es el momento.

Década de los ochenta, gobiernos de Felipe González, esperanza de reabrir el caso. No soy digno de su solidaridad ni de su reconocimiento. Tampoco este es el momento.

Muere mi padre sin haber conseguido hacer brillar la verdad. Tristeza, dolor e impotencia. Gracias, padre. Lo intentaste. ¡Pero no era el momento!

Año 1996. Muere mi hermano Ignacio, sin llegar a comprender por que no se podía hacer justicia. Asesinato indirecto, víctima colateral.

- Hay que hacer algo. Esto no puede quedar así. Mi hermano Ignacio

-No, Ignacio. Así no se arreglan las cosas. Así solo se consigue más sufrimiento. El dolor llama al dolor. Una y otra vez, mi madre y mis hermanos.

Año 2007. Dársena entre Portugalete y Sestao. Gente con memoria; amigos, conocidos, familia, … solidarios con los asesinados durante la guerra Civil y el franquismo, nos recuerdan. Cuentan lo que sucedió. Un momento de felicidad para mi madre, para mis hermanos. Me siento mejor.

Se aprueba la Ley de Memoria Histórica. Un paso que crea algunas expectativas, pero es un paso corto e insuficiente por que no contempla a todas las víctimas del franquismo, por que el acceso a la información y a la documentación es tortuoso, por que no declara ilegales los juicios del franquismo. Una ley que carga sobre las espaldas de los familiares la búsqueda e identificación de los fusilados y depositados en fosas comunes durante la guerra civil y años posteriores. Treinta años han pasado desde el año 1977, año en que aprobaron La Constitución y la Ley de Amnistía. Ya han prescrito los delitos. ¡Que casualidad!

Año 2010. Después de mucho pelear, de no olvidar, mis hermanos consiguen que se me reconozca como víctima del franquismo, muerto en defensa de los valores democráticos, habiendo padecido persecución y violencia por razones políticas e ideológicas. Un documento del gobierno español así lo atestigua. Un documento que no ve la luz pública. Se me reconoce en privado, pero me esconden. ¿Cuándo llegará el momento?

-Necesito visibilidad, necesito que se sepa la verdad.

Por fin, algunos medios de comunicación se hacen eco de la noticia. Ni una palabra de las autoridades. ¿Dónde están el Lehendakari, la directora de la Oficina de VÍCTIMAS DEL TERRORISMO, y la Directora de la Oficina de Derechos Humanos? ¿Dónde está el alcalde de Portugalete?

-Ah! Creía que yo también tenía derecho a la Solidaridad, al Reconocimiento, a la Reparación, a la Visibilidad,… Pero de manera pública.
d de “victimas de vulneraciones de derechos humanos y otros sufrimientos injustos producidos en un contexto de violencia de motivación política”.

¡Tiene tela el nombre! Si, sí debo tener derecho. Pero no es el momento. Lo mío va por otro camino. Que ironía! A mi me echaron del camino hace mas de 35 años.

-No entiendo. ¿Acaso no somos todos “victimas de vulneraciones de derechos humanos…”? -¿No hubiera sido más fácil incluirnos a todos los que hemos padecido persecución y violencia por razones políticas e ideológicas, a todos los que hemos tenido que sufrir la imposición de un proyecto unificador y totalitario, dentro del mismo colectivo? Pero no; a algunos no nos consideran VÍCTIMAS. Somos, simplemente, víctimas.

-No vamos a entrar en una discusión conceptual. Lo importante es que vuestro hermano reciba reconocimiento y reparación.

 -O sí. Si entiendo. Están construyendo dos colectivos diferentes, con derechos diferentes, con niveles de reconocimiento y de reparación diferentes. Si no, ¿A que vienen dos nombres si todos tenemos derecho al mismo reconocimiento y a la misma reparación? Nosotros, -ellos lo saben-, también somos Víctimas del Terrorismo, del Terrorismo de Estado. Pero no lo quieren reconocer públicamente.

-Si, si entiendo. Somos incómodos. Sacudimos conciencias. La conciencia de gente que participó directamente en la represión. La conciencia de gente que dice que la época franquista le resultó placentera, que dice que con la Constitución y la Ley de Amnistía ya nos hemos reconciliado, que no hay que mirar atrás, que hay que olvidar, que no hay que ser rencorosos. La conciencia de gente que mira hacia otro lado, que dice que nosotros no somos Victimas del Terrorismo, que cree que con un papel se resuelve todo, que cree que nos pueden comprar con unas monedas.

¿Qué podemos esperar? ¿Seguir esperando después de tantos años de espera? Han tenido la oportunidad de mostrar su Solidaridad con todas las Víctimas. Pero nosotros, las víctimas, no vendemos, nosotros no damos votos.

¿Cuando llegara el momento? ¿NUNCA? ¿Nunca será el momento?

Hemos dado un pequeño paso. Pero no es suficiente. Mis hermanos, no lo duden, siguen buscando el momento del RECONOCIMIENTO, de la REPARACIÓN y de la JUSTICIA.

Tienes razón, Ignacio. Esto no se puede quedar así.

¡Aire fresco, por favor!


Mariefi
Fermín
María José

Hermanos de Víctor Manuel Pérez Elexpe, asesinado el 20 de enero de 1975 en Portugalete.





-El principio de realidad y las víctimas del Terrorismo de Estado



Viene a decir la teoría freudiana que, según el principio del placer, los seres humanos tendemos a satisfacer nuestros deseos de una forma inmediata, no realista y alucinada. Pero que, contrapuesto al principio del placer, actúa el principio de realidad, según el cual las personas debemos  posponer o sustituir los deseos inmediatos en función de las presiones de la realidad, con la finalidad de conseguir la adaptación y la supervivencia del sujeto. Nos recuerda que la insistencia en el deseo de satisfacer de forma inmediata los deseos puede hacernos la vida imposible, que hay que dar rodeos y aplazar el logro en función de las condiciones ambientales.

En la última reunión  que hemos tenido los hermanos de Víctor Manuel Pérez Elexpe, con algunos miembros de la Dirección de Víctimas del Terrorismo del Gobierno Vasco, se nos recordó que en política hay un principio fundamental: el principio de realidad. No hacía falta que nos lo recordasen. Siempre lo hemos tenido, y lo seguimos teniendo, muy presente.

Ya han pasado más de treinta y seis años desde que Narciso San Juan, Cabo de la Guardia civil, asesinara a nuestro hermano la mañana del 20 de enero de 1975. Hoy, 4 de mayo de 2011, Víctor hubiera cumplido 60 años. Narciso,  representante del estado terrorista, aunque no solamente el, nos impuso una nueva realidad, continuamente presente y que condiciona nuestras vidas: Una vida aniquilada, un proyecto de vida frustrado, una familia destrozada. No somos los únicos; el grupo de los damnificados por el Terrorismo de Estado es amplio.

Hemos pasado más de treinta y seis años invocando a la JUSTICIA. Durante  el franquismo, el postfranquismo o incipiente democracia española, la respuesta fue el sobreseimiento del caso, con la consiguiente humillación. Durante el felipismo, época en que en nuestra familia anidó una pequeña esperanza de poder reivindicar la memoria de nuestro hermano, el resultado fue el ninguneo y la frustración. Con la victoria de Rodríguez Zapatero se abrieron nuevas esperanzas. Se aprobó la descafeinada Ley de Memoria Histórica y nuestro hermano fue reconocido como víctima del franquismo. Una gran victoria para algunos. Motivo de satisfacción para otros. Muy insuficiente para la familia.

¿Qué significa ser víctima del franquismo? Significa recibir una indemnización económica y un documento firmado por el Ministro de Justicia donde se dice que la víctima murió en defensa de los valores democráticos. Y se acabó. Es decir, una palmadita en la espalda y un ¡No pidáis mas!, ¡No molestéis mas, que ya tenéis lo que os merecéis!”. Eso significa. Solamente eso.

Y como respuesta a nuestra desilusión por lo insuficiente de la ley y por la situación de discriminación con respecto a las victimas oficiales del terrorismo, y ante nuestra insistencia en que nosotros, la familia, queremos el reconocimiento institucional público, la visibilidad como víctima, la reparación integral, la no prescripción del delito, el juicio al asesino y sus cómplices, el amparo judicial, la verdad judicial, la asunción de responsabilidades por parte del Estado… Ante nuestra pretensión de que los hermanos queremos que Víctor  sea reconocido como víctima de Terrorismo de Estado, desde la Dirección de Victimas del Terrorismo, se nos ha recordado el principio de realidad.     

No sabemos si esa Dirección estaba y está preocupado por nuestra salud mental. Quizá les diésemos la impresión de ser unos inadaptados sociales que vivimos fuera de la realidad.

¿No creen ustedes, miembros de la Dirección de Víctimas, que el haber elegido el camino de la Justicia es un rasgo inequívoco de fortaleza mental?

¿No les parece a ustedes que, si ante la dejación y manipulación de las Justicia,  hubiéramos entrado en el juego que la nueva realidad que Narciso San Juan nos impuso y hubiésemos querido satisfacer nuestros deseos mas primarios no nos habría resultado nada difícil conseguirlo? Quizá de haberlo hecho no hubiera muerto nuestro hermano pequeño.

Nosotros, en cambio, elegimos el rodeo, el largo recorrido, el camino de la Justicia, que nada tiene que ver con la venganza. Pero la Justicia nos abandonó entonces y nos sigue abandonando hoy.

Dígannos, por favor; ¿Será que vamos demasiado rápido en nuestras peticiones al Gobierno y a la Justicia? ¿Serán desmesuradas y fuera de toda lógica? ¿Quizá no ha transcurrido el tiempo suficiente como para que reivindiquemos la Memoria de nuestro hermano Víctor?  ¿Harán falta más de treinta y cuatro años, tiempo transcurrido desde que España es oficialmente un Estado Social y Democrático de Derecho, como para que se asuma que nuestro hermano, y otros muchos, es una víctima del Terrorismo de Estado y se actúe en consecuencia?

¿Qué nos están insinuando?  Sospechamos que nos quieren decir que la realidad sociopolítica española, mediatizada principalmente por el PSOE y el PP y por los Poderes que de estos partidos emanan,  se va deslizando hacia el olvido y que la mayoría prefiere mirar a otra parte. Que les resultamos incómodos y molestos.

¿Por qué no sugieren desde la Dirección de Victimas del Terrorismo del Gobierno Vasco al PSOE y al PP que, en Euskal Herria, muchas de las víctimas de sufrimientos indebidos y de violaciones de derechos humanos en un contexto de violencia política somos víctimas de Terrorismo de Estado, sin eufemismos, y que estamos esperando a ser reconocidos como tales? ¿Cuándo van a asumirlo?

Es verdad que nuestras esperanzas y anhelos han chocado una y otra vez con la realidad y, que según parece, seguirán chocando. Eso lo tenemos asumido y lo tenemos en cuenta. Pero resulta muy significativo y  decepcionante que un representante de la Dirección de Victimas del Terrorismo, sensible según dice al dolor de las víctimas, nos sugiera sutilmente que, teniendo en cuenta el principio de realidad en política, nos olvidemos de nuestras exigencias legítimas y que renunciemos a nuestras pretensiones de que el Estado Español considere a nuestro hermano como víctima del Terrorismo de Estado. Es decir, que por este camino no vamos a conseguir nada.

¿Cuál es la realidad que debemos asumir las “victimas de vulneraciones de derechos humanos y sufrimientos injustos producidos en un contexto de violencia de motivación política” en aras a una equilibrada salud mental? ¿La dejación de nuestros derechos? ¿La discriminación y el olvido?

¡No! No estamos dispuestos. Haremos frente a la realidad que se nos ofrece, luchando por la memoria de nuestro hermano, luchando por unos objetivos legítimos y con la conciencia limpia. No hay mayor placer. Lo aprendimos de nuestros padres.

Mariefi, Fermín y Mª José Pérez Elexpe
Hermanos de Víctor Manuel






1 comentario:

Eneko Alda dijo...

https://www.youtube.com/watch?v=7BmGBfEw1_k