Portugaleten eraila, 1975eko urtarrilaren 20an

2011-03-23

In memorian de Víctor

Quiero empezar estas líneas en memoria de mi amigo y camarada Víctor Manuel con un fraternal saludo de solidaridad para con su familia: su madre,  sus herman@s  Mariefi , Femín y Maria José que con su tenaz valentía han conseguido que su figura sea reconocida como víctima política de la represión franquista.  Cuando hace unos días encontré este blog sentí una profunda emoción al recordar las circunstancias en las que se produjo su asesinato: Una Huelga de los trabajadores de Potasas y otras empresas que se había convertido en Huelga General en Navarra.
¡Que fácil era morir en cualquier calle por unas pocas reivindicaciones!
Víctor Manuel era un joven revolucionario, un joven antifascista, trabajador y estudiante,  militante del entonces PCE(i); como cualquier joven de su época, como muchos de nosotros luchaba  por derrocar la infame dictadura  franquista que tanto terror y muerte sembró a lo largo de casi 40 años. Luchaba por conquistar las libertades democráticas, para su pueblo, por la amnistía para los presos políticos y para establecer un gobierno provisional democrático que entre otras cosas debía exigir   responsabilidades a los que participaron en la represión. Pronto, y como consecuencia de su lucha, iba a pasar a ser una víctima más del franquismo.
En la mañana del 20 enero de 1975 salió de su casa para repartir octavillas de su partido en solidaridad con la huelga de los trabajadores, llamando al pueblo a sumarse a aquella lucha. La solidaridad y la unidad del pueblo era la mejor manera de conquistar las reivindicaciones obreras y avanzar hacia la democracia, esto lo sabía y practicaba muy bien Víctor Manuel, por ello lo asesinaron.
Víctor Manuel tuvo la mala suerte de toparse con un guardia civil dispuesto a matar, un guardia civil que descargó sobre su joven cuerpo todo el odio del régimen hacia los luchadores por la libertad. Cinco disparos por la espalda dicen testigos de la época, dos dicen otros, pero ¿cuantos disparos hacen falta para acabar con la vida de un ser humano? Uno de ellos le atravesó el corazón. Fue un asesinato organizado con alevosía que para más agravio lo realizó un vecino de su casa, como testimonia su familia.  Un guardia civil vecino de su familia que  quién sabe, si nunca se ha podido sentarlo ante un juez, si lo aguardaba y lo persiguió hasta acabar con su vida aquella mañana.
El guardia civil no fue llevado ante un juez en su momento, y su familia sigue  esperando,  ni se le exigieron responsabilidades, todo lo contrario. Desde el Gobierno Civil o la Jefatura de Policía trataron de ocultar el terrible crimen con una orquestada y burda campaña de mentiras con el apoyo incondicional de la prensa del régimen: llegaron a decir  que Víctor llevaba un arma. Una calumnia que la dictadura  puso en circulación para proteger al guardia civil. El PCE(i) desmintió esa farsa desde su prensa y defendió el nombre de nuestro joven  camarada en su momento como luchador revolucionario y antifascista. Las “armas” de Víctor eran hojas de papel de propaganda política,  octavillas de solidaridad con los obreros de Potasas. Desde su partido no se consintió que se ocultara las razones que habían llevado a su asesinato: la solidaridad con una huelga obrera. Se explicó en asambleas y se realizaron movilizaciones.
Como militante que fui del PCE(i) y más tarde del PTE quiero dejar testimonio de que los que militamos en el PTE, entre ellos Víctor, estábamos convencidos de que solo la lucha del pueblo podía conseguir la ruptura democrática y derribar la dictadura. Nuestras “armas” eran  la búsqueda de la unidad  de todas las fuerzas democráticas y la movilización por la conquista de las libertades políticas y la amnistía.  Esa es la verdad y tenemos el derecho y el deber de recordarlo.  La lucha de masas que el PTE promovía significó en muchos momentos golpes durísimos, con militantes que como Víctor fueron asesinados en manifestaciones y huelgas:  primero fue Genaro Sánchez en Sestao (1970), cuando colocaba una bandera en un poste de alta tensión quedó electrocutado; Roberto Pérez Jáuregui fue asesinado por la policía en una manifestación contra el Proceso de Burgos en Eibar en diciembre de 1970; le siguió Víctor en 1975; más tarde fue Javier Verdejo Lucas, militante de la JGRE en Almería en agosto de 1976, cuando escribía en una pared la consigna: PAN, TRABAJO Y LIBERTAD que no pudo acabar, otro guardia civil lo asesinó; Ángel Almazán Luna, joven antifascista cercano al PTE fue salvajemente apaleado por la policía en la manifestación contra el Referéndum de la Reforma Política en Madrid y murió el 20 de diciembre como consecuencia de las mortales heridas recibidas; Arturo Ruíz, otro joven del entorno de JGRE fue asesinado en Madrid por bandas fascistas el 23 de enero de 1977 en una manifestación por la amnistía; Gustavo Adolfo Freicher afiliado la CSUT (Organización Sindical que promocionaba el PTE) fue asesinado en Barcelona  en la manifestación de la Diada Nacional de Cataluña el 11 de Septiembre de 1977 ¡Después de las elecciones del 15J! Una pelota de goma disparada por la policía le destrozó el cráneo.
Quiero decir con toda rotundidad que nos asiste el derecho y el deber de levantar la voz en nombre de los que como a ti Víctor os la  arrancaron. Tenemos el derecho de recuperar la memoria democrática de nuestras víctimas, de traspasar y explicar a las nuevas generaciones que la dictadura siguió asesinando hasta el último momento, que la llamada Transición Democrática  no fue ni modélica ni pacífica como se dice en la mayoría de libros sobre ese periodo de nuestra historia reciente. Se cuenta más de un centenar las víctimas solo en los últimos años del franquismo: Montejurra, los cinco obreros de Vitoria, los abogados de Atocha,  Mari Luz Nájera, el fusilamiento de los 5 antifascistas, Salvador Puig Antich., Germán Rodriguez y tantos más...A todos ellos, a todos vosotros Víctor debemos honor,  memoria y dignidad.
Por la forma en que hizo la Transición, las víctimas quedasteis querido Víctor relegadas al olvido durante demasiados años; quedasteis solo en la memoria de vuestros familiares y compañeros de lucha más cercanos que nunca renunciamos a recuperar vuestra memoria. Ninguno de los que orquestaron y participaron en la represión os ha pedido jamás perdón que es una premisa imprescindible para haceros justicia.  La Ley de la Memoria Histórica llegó tarde y se quedó corta, yo diría que cortísima, aunque es mejor que nada que es lo había antes de su aprobación. No es suficiente, como plantean tus herman@s con el reconocimiento individual como victimas de la represión política que se está haciendo. Desde las instituciones democráticas se debe promover para el conocimiento público que todas las víctimas sufristeis  y pagasteis  con vuestra vida los actos de una programada y organizada persecución política por el simple hecho de luchar por la libertad. Se deben elaborar leyes que declaren ilegal e ilegitimo el levantamiento  fascista y  la dictadura. Leyes que condenen todos sus actos como crímenes de Estado, de lesa humanidad que violaron los más elementales derechos humanos. Leyes que permitan abrir las fosas comunes en descampados y cunetas donde yacen tantos miles de luchadores republicanos. Leyes que permitan llevar a los tribunales a los responsables y ejecutores de aquellos crímenes.  Las Asociaciones de la Memoria Democrática debemos continuar exigiendo más compromiso a las autoridades Estatales y Autonómicas, no por venganza ni rencor, sino por justicia, única forma de restablecer la verdad de lo que realmente ocurrió, por justicia  para todos vosotros, luchadores por la libertad. Seguiremos batallando amigo Víctor ¡NOSOTROS NO OS OLVIDAMOS!

Marta Campoy  (fue militante del PTE hasta su disolución en 1980)

2011-03-13

Ez da garai egokia!


            Elkartasuna, Aitorpena, Erreparazioa, Agerian egotea, Eskertzea, Esperantza, Egia, Oroitzapena, Duintasuna, Justizia... Ez dakit ezer ahaztu zaidan. Ez dakit niretzat oraindik badagoen borrokan aritzeko besterik.
            2010eko azaroaren 10ean, omenaldi bat egin zitzaien terrorismoaren biktimei. Batzuei. Beste batzuek, ni tartean, ez dugu merezimendu nahikorik egin elkartasunik, aitorpenik jasotzeko... "Gurea" beste bide batetik omen doa. Gu berriz ere erailko bagintuzte bezala da.
            1975eko urtarrilaren 20a zen, astelehena. Ilunpea, kaleko argi ahul batek bakarrik hautsia. Goizeko seiak ziren, eta, lanerako bidean eta erne baino erneago, eskuorriak botatzekoa nintzen Nafarroako Potasas enpresako langileekiko elkartasunez, bezperan PTren zelularen bileran hala egitea erabaki baikenuen, enpresa hartan greban ari zirelako lan itun duin baten alde. Erne ibiltzea nahikoa ez, ordea, norbait zain daukazuenean, norbaitek gorroto gorria dizunean. Hala, Narciso San Juan del Reyk, Guardia Zibileko kabo eta nire bizilagunak, balaz josi ninduen Portugaleten, bizkarretik, segurtasun indarretako beste kide batzuen laguntzaz —erailketan konplize koldar—.
            Ez haiz erori? Orain eroriko haiz! —bota du Narcisok.
            Baletako batek bihotza zeharkatu dit. Hilzorian nago.
            Nire gurasoak saiatu dira guardia zibila auzitara eramaten, saiatu dira justizia egiten. Mila esker lekukoei! Mila esker abokatuei! 1977. urtea da, eta kasua artxibatu egin dute azkenean. Ez da garai egokia.
            1980ko hamarraldia, Felipe Gonzalezen gobernuak, auzia berriz irekitzeko esperantza. Ez naiz nor haren elkartasun eta onarpena merezi izateko. Hori ere ez da garai egokia.
            Aita hil zait, egiaren distira ikusarazi gabe. Tristura, mina eta ezina. Eskerrik asko, aita. Saiatu zinen. Baina ez zen garai egokia!
            1996. urtea. Nire anaia Ignacio hil da, ulertu ezinik zergatik ezin zen justizia egin. Zeharkako erailketa, zeharkako biktima.
            —Zerbait egin beharra dago. Ezin da bere horretan utzi —nire anaia Ignaciok.
            Ez, Ignacio. Horrela ez dira konpontzen gauzak. Horrela sufrimendua handitu besterik ez da egiten. Minak mina ekartzen du —nire amak eta anai-arrebek. 
            2007. urtean. Portugalete eta Sestao bitarteko nasa. Oroimena baduen jendea; lagunak, ezagunak, familia... Gerra Zibilean eta frankismoan eraildakoekin solidarioak dira; gogoan gauzkate. Kontatu egiten dute zer gertatu zen. Horra pozaldi txiki bat amarentzat, anai-arrebentzat. Hobeto sentitzen naiz.
            Memoria Historikoaren Legea onartu da. Esperantza apur bat pizten duen pauso bat, baina pauso laburra, inolaz ere ez nahikoa, ez dituelako kontuan hartzen frankismoaren biktima guztiak, oso malkartsua delako informazioa eta dokumentazioa eskuratzeko bidea, ez dituelako legez kanpokotzat jotzen frankismoaren epaiketak. Lege horrek familiakoen bizkar gainean uzten du gerra zibilean eta ondorengo urteetan fusilatu eta hobi komunetan utzitakoak bilatu eta identifikatzeko lana. Hogeita hamar urte pasatu dira 1977az geroztik, Konstituzioa eta Amnistia Legea argitaratu zirenez geroztik. Delituak preskribatuta daude. Hori kasualitatea!
            2010. urtea. Asko borrokatu eta gero, dena gogoan edukita, nire anai-arrebek lortu dute ni frankismoaren biktima izan nintzela aitortzea, balio demokratikoen aldekoa izateagatik hila, arrazoi politiko eta ideologikoagatik jazarpena eta indarkeria sufritutakoa. Hala aitortu dute Espainiako Gobernuaren dokumentu batean. Dokumentu hori ez da ateratzen argitara. Pribatuan aitortzen dute, baina ezkutatu egiten naute. Noiz izango da garai egokia?
            —Agerian egon beharra daukat; egia jakitea beharrezkoa zait.
            Azkenean, zenbait komunikabidek eman dute albistearen berri. Agintariek hitzik ere ez. Non daude lehendakaria, Terrorismoaren Biktimen Bulegoko zuzendaria eta Giza Eskubideen Bilegoko zuzendaria? Non dago Portugaleteko alkatea? 
            —A! Uste nuen nik ere banuela eskubidea Elkartasuna, Aitorpena, Erreparazioa izateko, Agerian egoteko... baina jendaurrean.
            —Zuen anaiaren kasua multzo honen barruan dago: "Giza eskubideen urratzeen biktimak eta motibazio politikoko indarkeria dagoen egoera bateko sufrimendu bidegabeen biktimak".
            Ez da makala izena! Bai, eskubidea izango dut. Baina ez da garai egokia. Nirea beste bide batetik doa. Halako ironiarik! Ni bidetik bazterrera bota ninduten orain dela 35 urte baino gehiago.
            —Ez dut ulertzen. Ez al gara, bada, guztiok "giza eskubideen urratzeen biktimak..."? —Ez al zen errazagoa izango talde bakar batean kontuan hartzea arrazoi politiko eta ideologikoengatik jazarpena eta indarkeria sufritu dugun guztiok, talde bakar batean kontuan hartzea proiektu bateratzaile eta totalitario baten inposizioa sufritu behar izan dugun guztiok? Bada, ez; batzuk ez omen gara BIKTIMAK: biktimak gara, besterik gabe.
            —Ez gara hasiko kontzeptuen gainean eztabaidan. Garrantzitsuena zuen anaiarentzat aitorpena eta erreparazioa izatea da.
            —A bai. Ulertzen dut. Bi talde bereiz sortzen ari dira, eskubideak eta aitorpen eta erreparazio maila ere bereiz dituztela. Bestela, zer dela-eta bi izen, denok eskubide berbera baldin badugu aitorpena eta erreparazioa jasotzeko? Gu ere bagara —eta haiek badakite— Terrorismoaren Biktimak, Estatu Terrorismoarenak. Baina ez dute jendaurrean aitortu nahi.
            —Bai, ulertzen dut. Ez gara erosoak. Kontzientziak astindu egiten ditugu. Errepresioan zuzenean ibili zen jendearen kontzientzia. Frankismoa garai atsegina izan zela dioen jendearena, Konstituzioaren eta Amnistia Legearen bidez adiskidetu egin garela, ez dela atzera begiratu behar, ahaztu egin behar dela dioen jendearena. Beste alde batera begiratzen duen jendearena, gu Terrorismoaren Biktima ez garela dioen jendearena, txanpon batzuekin gu erostea badaukala uste duen jendearena.
            Zer espero izan dezakegu? Zerbaiten esperoan oraindik, hainbeste urte igaro eta gero? Izan dute aukera biktima guztiei Elkartasuna adierazteko. Baina gu, biktimok, ez dugu saltzen, ez dugu botorik ematen.
            Noiz iritsiko da garai egokia? Sekula ez? Sekula ez da garai egokia izango?
            Pauso txiki bat eman dugu. Baina ez da nahikoa. Nire anai-arrebek, ez dudarik izan, bila jarraitzen dute, Aitorpena, Erreparazioa eta Justizia lortzeko garaiaren bila.
            Arrazoi duzu, Ignacio. Ezin da bere horretan utzi.
            Haize freskoa, faborez!

Mariefi
Fermín
María José

Victor Manuel Perez Elexpe 1975eko urtarrilaren 20an Portugaleten hildakoaren anai-arrebak

Berrian argitaratua, 2010eko abenduaren 17an